Medicamentos para el tratamiento de DE

Según la tradición históricamente establecida, el término «impotencia» se refiere al estado de la impotencia sexual masculina. De acuerdo con las ideas de la medicina moderna, la impotencia es la incapacidad de mantener una erección suficiente para su propia satisfacción sexual y la satisfacción de su pareja.

Muchos hombres en caso de aparición de los problemas con la erección no tienen prisa en buscar la ayuda de un especialista. La progresión de esta patología en el cuerpo es peligrosa porque un hombre puede ser reprimido psicológicamente. Además, la disfunción eréctil a menudo se convierte en uno de los signos de que se desarrollan enfermedades crónicas peligrosas en el cuerpo. Es por esta razón que si sospecha que tiene una disfunción eréctil, es necesario consultar a un especialista que llevará a cabo el examen necesario y, si es necesario, prescribirá el tratamiento necesario.

Mejores métodos para tratar la impotencia

El tratamiento de la disfunción eréctil se puede llevar a cabo utilizando diferentes métodos y la elección de cada uno depende de la causa de la enfermedad. En el caso de que las alteraciones endocrinas y una disminución en el nivel de hormonas se conviertan en la causa de la disfunción eréctil, el tratamiento de la patología se lleva a cabo con el uso de las pastillas o geles. Con la naturaleza neurológica del problema, es necesario eliminar la enfermedad subyacente y solo después de eso es posible el restablecimiento de la erección.

Un buen resultado en la eliminación de problemas con la erección da solución a varios problemas, es decir, muchos hombres simplemente se relajan. En algunos casos, el tratamiento psicosexual se combina con la medicación. Si las características anatómicas del pene se convierten en la causa de la disfunción eréctil, este problema solo se puede resolver con la ayuda de una operación.

En este caso, el tratamiento de la disfunción eréctil se lleva a cabo mediante el uso de una serie de fármacos dirigidos a un aumento general del tono corporal, la presión arterial y el restablecimiento de la vitalidad. A diferencia de otros métodos, el tratamiento farmacológico de la disfunción eréctil es el más suave, por lo que puede recomendarse para los hombres de diferentes edades y con diversos grados de gravedad de la enfermedad.

¿Con qué edad aparece la disfunción?

No hay límites de edad para la disfunción eréctil: puede aparecer tanto a los 20 como a los 30 años de edad. En pacientes de 40 años o más, la disfunción eréctil es más estable. El porcentaje de pacientes que ya se han enfrentado con este problema se calcula utilizando una fórmula conveniente: al 40% de los hombres con 40 años se les diagnosticó esta enfermedad, al 50% de los de 50 años, al 60% de los de 60 años, etc.

Los medicamentos aplicables con ED, durante mucho tiempo como bloqueantes (yohimbina, fentolamina) antagonistas de los receptores de dopamina, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (trazodona), neurolépticos (tioridazina), andrógenos (testosterona) adaptógenos (Pantocrinum, ginseng siberiano), fármacos vasoactivos periféricos (nitro-ungüento), etc. En general, la efectividad de estos fármacos no superó significativamente la del placebo y no superó el 30%.

Esta situación persistió hasta que se descubrió un nuevo grupo farmacológico de inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (PDE-5), que marcó el inicio de una nueva era en el tratamiento médico de la disfunción eréctil. Al inhibir de manera competitiva la degradación enzimática de los nucleótidos cíclicos (GMPc), los inhibidores de la PDE5 potencian el efecto miorelaxis del N0 liberado en el tejido cavernoso en el contexto de la excitación sexual de las terminaciones nerviosas y las células endoteliales vasculares del pene. Esto conduce a una disminución en la concentración de calcio intracelular y una disminución en el tono del componente del músculo liso del tejido cavernoso con un aumento en su suministro de sangre. En este contexto, se activa el mecanismo venooclusivo descrito anteriormente, que en última instancia garantiza el logro de la rigidez suficiente del pene.

medicamentos-de

¿Qué son inhibidores de PDE-5?

Los inhibidores de la fosfodiesterasa son inhibidores selectivos de la competencia de la PDE-5, una enzima que destruye el monofosfato de guanosina cíclico (GMPc) en varios tejidos. Este último es un mediador secundario.

Sildenafil, también vardenafil y tadalafil son inhibidores competitivos selectivos de la PDE-5. Las drogas en este grupo mejoran el efecto relajante del NO en los músculos lisos y se activan solo cuando se activa la síntesis de GMPI. Durante la estimulación sexual, se libera NO en los nervios del cuerpo cavernoso, el endotelio vascular y las células musculares lisas, lo que conduce a la vasodilatación del pene y el cuerpo cavernoso y al inicio de la erección. Al prevenir la destrucción de cGMP, los inhibidores de la PDE-5 aumentan el efecto vasodilatador del NO y restablecen la erección en pacientes con DE. Actualmente, hay 11 grupos conocidos de isoenzimas PDE (PDE1-11) que, a su vez, se dividen en 21 subgrupos

Todos los inhibidores de la PDE-5 tienen un mecanismo de acción similar, que se asocia con su efecto sobre el cGMP. Mejoran el efecto antihipertensivo y de mejora de la microcirculación de los donadores de cGMP, incluidos los nitratos, por lo tanto, los pacientes que reciben dichos medicamentos no deben tomar los inhibidores de la PDE-5. Con el uso simultáneo de los inhibidores del citocromo P450 CYP3A4 (inhibidores de la proteasa del VIH, eritromicina, ketoconazol), se recomienda reducir la dosis de los inhibidores de la PDE-5. El consumo de alcohol no afecta la biotransformación de los inhibidores de la PDE-5. Cuando se toma simultáneamente con ácido acetilsalicílico, el tiempo de sangrado no aumenta.

Sildenafilo

Sildenafil se toma por vía oral durante 1 hora antes de las relaciones sexuales, la dosis inicial del medicamento es de 50 mg. Con una falta de efectividad y la ausencia de efectos indeseables, la dosis se incrementa a 100 mg; con reacciones adversas severas, la dosis puede reducirse a 25 mg. La efectividad del sildenafil cuando se usa en dosis de 25, 50 y 100 mg es de 62, 74 y 82%, respectivamente.

Sin embargo, muchos hombres, especialmente aquellos con formas graves de disfunción eréctil, diabetes, hipertensión arterial, así como pacientes que se han sometido a una prostatectomía radical, no estaban satisfechos con las oportunidades brindadas por el uso de sildenafil. En particular, esto se debe a la corta duración de la acción de la droga y ciertas limitaciones en su uso (alimentos y alcohol).

Tadalafilo

El siguiente inhibidor de la PDE-5 que apareció en el mercado mundial de medicamentos fue tadalafil (Cialis). Las características de sus efectos farmacodísmicos y selectivos en varios tipos de PDE se diseñaron para nivelar los aspectos negativos que limitaban el uso de sildenafilo. Un nuevo medicamento tiene una vida media más larga (17.5 y 4 horas para sildenafil), lo que garantiza su efecto en el paciente durante 36 horas después de la ingestión.

Existen publicaciones separadas sobre la prolongación del efecto del tadalafil a 48 horas. Su farmacocinética no depende de la ingesta de alimentos y el alcohol, lo que, junto con una acción de larga duración, permite al paciente con DE evitar la planificación rígida de la actividad sexual. Esto es especialmente importante para los pacientes jóvenes (30-50 años), cuyo nivel de actividad sexual es bastante alto. El uso de tadalafil 3 a 4 veces por semana proporciona una concentración constante del medicamento en el cuerpo del paciente, suficiente para mantener la actividad sexual en cualquier momento sin la necesidad de una planificación previa.

Vardenafilo

El inhibidor de la PDE5 más nuevo y más selectivo es el clorhidrato de vardenafilo (Levitra). Los estudios in vitro sobre la selectividad de la acción sobre esta enzima, que es responsable de la aparición de la erección, demostraron que, a diferencia de otros miembros de su grupo farmacológico, el vardenafil es 10 veces mayor que el sildenafil y 13 veces el tadalafil. Efecto sobre PDE-6 contenido en la retina y responsable de la discapacidad visual.

Los inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (PDE-5) son hoy en día los medios más efectivos de tratamiento farmacológico para la disfunción eréctil (DE). El primer representante de esta clase de medicamentos fue el citrato de sildenafil (Viagra), más recientemente, el tadalafil (Cialis) y el clorhidrato de vardenafil (Levitra) aparecieron en el mercado farmacéutico.

Se enfatiza que un mayor estudio de los medicamentos de esta clase permitirá, sobre la base de las características de su acción farmacológica, desarrollar recomendaciones sobre el uso de varios inhibidores de la PDE5 en varias categorías de pacientes.