Otras enfermedades y la impotencia

Buena potencia es uno de los indicadores del estado general de la salud masculina. Para muchas de las enfermedades la disfunción eréctil no es la causa sino uno de los síntomas.

A veces la reducción de la potencia es la señal de la dificultad y empeoramiento de la enfermedad. Por eso si empieza a tener problemas con la erección tiene que hacer un examen médico para descartar otros problemas con la salud.

Las enfermedades cardiovasculares

La disfunción eréctil es uno de los factores principales del desarrollo de las enfermedades cardiovasculares. Por eso los médicos no recomiendan empezar a tomar pastillas para el tratamiento de la disfunción sin una consulta previa.

Los hombres que sufren de hipertensión, ateroesclerosis o insuficiencia cardiaca son los que se encuentran en la zona de riesgo del desarrollo de la disfunción eréctil. La erección aparece cuando al pene llega la sangre y su cantidad tiene que ser suficiente para garantizar el aumento de la tensión en los cuerpos cavernosos del pene hasta cierto nivel. Los hombres con hipertensión tienen problemas con la habilidad de los vasos sanguíneos de ampliarse y estrecharse y de ajustar el flujo de la sangre. Como resultado se reduce el llenado de sangre en los cuerpos cavernosos del pene y puede disminuir la erección.

Ateroesclerosis es una enfermedad que puede estar relacionada con la impotencia. Se caracteriza por la acumulación de grasas en las paredes de los vasos. Las arterias dañadas no pueden ampliarse para aumentar el flujo sanguíneo al pene. Por eso aparecen problemas con la potencia.

Insulto o infarto

Si los vasos no dejan a la sangre sumergirse en el órgano, los tejidos se dañan por culpa de esta ausencia de la sangre. Por eso aparecen problemas con la circulación sanguínea que conlleva a tales enfermedades como insulto o infarto. Por eso la disfunción eréctil en este caso puede ser un síntoma importante de aparición de enfermedades del sistema cardiovascular.

Trastornos hormonales

La impotencia desarrolla como consecuencia de la secreción insuficiente de la hormona masculina testosterona. La disfunción de los testículos, corteza suprarrenal y de glándula pituitaria lleva al déficit de la testosterona. Además en el estado del fondo hormonal influyen el funcionamiento de tiroides e hipotálamo.

Enfermedades del sistema endocrino

En muchos aspectos la impotencia depende de la salud del sistema endocrino. Diabetes es una de las enfermedades que influye de forma negativa en la producción de las hormonas sexuales. Todas las condiciones del desarrollo de problemas con la potencia muestran que los hombres que tienen diabetes, están más dispuestos a tener problemas con las funciones sexuales.

Alto nivel de azúcar en la sangre lleva a los trastornos del trabajo de los vasos sanguíneos y de los nervios. Estos vasos sanguíneos dañados bloquean la producción de óxido nítrico, un componente que ayuda a los músculos lisos a relajarse y dejar que la sangre llegue al pene. De tal modo si existe carencia de óxido nítrico, los vasos sanguíneos se estrechan limitando el acceso de la sangre. Los hombres diabéticos tienen 6 veces más probabilidades de tener problemas con la erección que los hombres que no tienen este problema.

Además de diabetes existen otras enfermedades que pueden influir en la potencia. Las principales son:

  • hiperprolactinemia;
  • hipogonadismo;
  • hipotiroidismo;
  • hipertiroidismo;
  • enfermedad de Cushing.
otras-enfermedades

Patología del aparato reproductor

Entre las enfermedades que pueden ser la causa de aparición de la disfunción eréctil se destacan la inflamación testicular y la enfermedad de Peyronie. Cambios en las arterias del pene, traumas u otras anomalias pueden influir en los problemas con la actividad sexual.

La inflamación de la próstata de carácter crónico provoca problemas con los órganos sexuales. Si el hombre durante un periodo largo no trata la prostatitis, va a empezar a sentir dolor e incomodidad a la hora de tener el coito. Sin un tratamiento adecuado el problema empeorará y aparecerán problemas con la erección y reducción de la libido. En caso de que los procesos de la inflamación lleguen a la punta del pene, el paciente empezará a experimentar la eyaculación precoz o eyaculación retardada.

La prostatitis es una enfermedad que tiene que estar tratada para poder seguir dsifrutando de la vida. Si tiene un tratamiento adecuado y sigue todos los consejos y recomendaciones, va a mejorar su estado de salud. Es importante empezar el tratamiento a tiempo para prevenir el riesgo de desarrollo de dificultades.

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata no puede ser la causa principal del desarrollo de la disfunción, pero el tratamiento de este cáncer sí que puede ser la razón de aparición de tal efecto secundario como la impotencia. Durante la intervención quirúrgica es pobable el riesgo de dañar los nervios. La radioterapia y medicamentos fuertes también influyen en el estado general de salud del hombre.

Enfermedades neurológicas

La impotencia neurogénica está relacionada con las enfermedades neurológicas.

Son tales enfermedades como:

  • enfermedad de Parkinson;
  • esclerosis múltiple;
  • lesión de la médula espinal;
  • tumores del cerebro o la médula espinal;

En general la impotencia desarrolla por el conjunto de los factores. Los hombres mayores de 40 años suelen experimentar estos problemas causados por el estilo de vida sedentario y abuso de alcohol o tabaco. Entre los hombres más jóvenes están más desarrollados los problemas psicológicos como estrés, neurosis, depresión.

Con las enfermedades hepáticas aumenta en nivel de globulina que une las hormonas sexuales y reduce el nivel de albúmina. Estas proteínas influyen en el nivel de testosterona. Si tiene bajo nivel de testosterona va a experimentar problemas con la salud sexual.

En caso de tener problemas con el hígado por culpa de alcohol, la causa principal de problemas sexuales puede ser el etanol. Cuanto más grave es la disfunción, más problemas puede tener con el hígado. La impotencia es uno de los síntomas de cirrosis.

Tratamiento

Lo más importante para evitar la disfunción eréctil es la prevención del desarrollo de la enfermedad que consiste en practicar deporte, tener una alimentación equilibrada y dormir suficientes horas.

Si ya tiene este problema, tiene que ir al médico para elegir el mejor método de tratamiento.

Los artículos que le pueden interesar:




Última actualización: 2019-11-05